Conoce los costos y beneficios de usar otros métodos alternativos a las Lentillas de Colores

Modificar el tono o color de los ojos en el ser humano, pero sobre todo en la mujer, ha sido desde tiempos antiguos una preocupación y prioridad en los cambios estéticos. 

Si bien las lentillas de colores es el método más clásico y conocido por el público en general, existen variantes a ésta que son más ambiciosas y tienen sus riesgos: 

A- Tatuajes en la córnea: es una técnica que tiene como fin colorear ésa parte del ojo, utilizada también en aquellas que son opacas.

B- Terapia láser: reduce la cantidad de la melanina que posee el iris. 

C- Implantes (de plástico) que recubren la zona del iris con el color que hayas elegido para tus ojos. 

Ahora bien, estas modificaciones no son tan sencillas y pueden traer diferentes cantidades de complicaciones de salud, tales como: 

–> Infección

–> Inflamación

–> Sufrir alteraciones en la córnea

–> Sentir una tensión ocular debido al pigmento que se ha liberado. 

–> Suben los riesgos de sufrir de cataratas, visión borrosa, atrofia del iris o un glaucoma. 

Por eso, antes de someterse a lo que sería un cambio del color en ojos de forma definitiva, siempre conviene probar, al menos por un tiempo, las lentillas de colores, siendo una variante reversible y temporal.